La tierra

La tierra es memoria



Así como los romanos extendieron el cultivo de la vid a todo el imperio, las órdenes monásticas medievales las mantuvieron en los territorios que controlaban. Uno de ellos era Santes Creus, cuyo monasterio dominó las tierras que hoy cultiva Tuets Vi Natural. Albert Domingo comenzó en el 2012 a hacer vino a partir de las viñas que su familia había cultivado durante generaciones. Era su forma de completar el ciclo ancestral que va de la tierra a la botella.

La tierra es responsabilidad


Los grandes vinos nacen de uvas sanas y felices. Como todos los cuerpos vivos, las viñas responden al cuidado que se da a su entorno. Los viñedos de Tuets Vi Natural están rodeados de bosques de garriga, protegidos en su mayor parte con el sello Natura 2000 de la Unión Europea, que distingue a hábitats naturales singulares. Y se cultivan con criterios de agricultura ecológica por coherencia pero también para asegurar su sostenibilidad a largo plazo. Si disfrutas de tu trabajo y de tu entorno, quieres conservarlo.

La tierra es bienestar



El estado de conciencia en el que el agricultor trabaja sus viñedos influye en la naturaleza y la naturaleza le influye a él. Es un ciclo infinito en que ambos se benefician para encontrar su plenitud. Para Albert Domingo, agricultor, recolector y enólogo, el objetivo es lograr plantas felices, que produzcan uvas en plenitud, y que consigan que hacer un gran vino sea fácil. Es vino natural, porque es cómo la tierra y el vigneron se expresan mejor.

La ley catalana dictaba que el abuelo de Albert, como un hermano más joven de la familia, no iba a recibir ninguna de las tierras de su familia. Todo quedaba en manos del heredero. Pero sus padres fueron generosos y le otorgaron una pequeña propiedad: Mas Tuets. Trabajó duro para comprar parcelas cercanas y ampliar la finca más allá de la casa y el campo de enfrente hasta las 116 hectáreas que ocupa hoy, en su mayoría de superficie forestal.